Como escuela de danza y baile en Aravaca, Madrid, de referencia, nos gustaría aprovechar el siguiente post para hablarte sobre los orígenes del ballet.

Las primeras referencias del ballet las encontramos en el siglo XV, en la etapa del Renacimiento. Antes, en la Edad Media, la moral cristiana se oponía a la danza por considerarla promotora de la libertad sexual: la idea de cualquier expresión hecha con el cuerpo se vinculaba a algo negativo y contrario a lo espiritual.

El movimiento renacentista, que surgió en Italia, rompió con muchas de las tradiciones medievales y renovó las ciencias, las artes, la política, la religión… Estos aires nuevos también llegaron a la danza, que constituía parte importante de las representaciones efectuadas por los nobles para los visitantes de otras cortes o entre la burguesía. Tenía tanta importancia que artistas como Boticelli o Da Vinci se prestaron a participar en el diseño de escenografías para espectáculos.

Como escuela de danza y baile en Aravaca, Madrid, de gran prestigio, queremos informarte de que Domenico Da Piacenza está considerado el primer coreógrafo de la historia. A mediados del Quattrocento (siglo XV), Da Piacenza estableció un conjunto de elementos básicos que constituyen la danza, así como una serie de pasos fundamentales.

Exigente con sus alumnos, les pedía que tuvieran una ligereza y técnica excepcionales. Estas bases coreográficas no se consideran ballet como tal (el término “ballet” procede de “balletto”, usado por primera vez en el Tratado de Danza escrito por Da Piacenza y su discípulo), pero son el germen de lo que conocemos hoy en día.

Contacta con Ballet M H para más información.